miércoles, 16 de junio de 2010

Cuando camino


Cuando camino sobre mi planeta

sintiendo el sol en mis poros,

junto al viento,

cargando sobre mi espalda

el mañana y el pasado,

saboreando el presente

que ya es eterno,

que ya es ahora y cercano.


Cuando paseo sobre esta tierra

y abro la llave de mis entrañas,

de lo más hondo sale un quejido:

es la añoranza

de un ser humano

que sólo busca su patria.


Es un lamento donde se mezclan

la alegría, la soledad,

los días grises

la paz inmensa.


Es un grito que no necesita la voz,

es el susurro que lleva el agua

que es arroyo y ya es torrente

y cascada.


Cuando destapo la tapa

de las palabras,

todas se empujan y se abalanzan,

todas se abrazan alborotadas.

Tienen la ingente misión

de expresar con el lenguaje,

lo que no existe ante mis ojos,

ni tiene forma,

ni ha nacido,

lo que es enteramente innombrable.


Cuando la palabra se rinde

y calla,

sólo queda en el aire mi sorpresa

y el silencio en mi mirada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Caminar, escribir, leer... vivir.
Besos, hormiguita!!