miércoles, 19 de noviembre de 2014

Energía positiva



El ser humano es un campo de energía: una comunidad de 50 trillones de células en movimiento. Y dentro de cada célula 20 trillones de átomos, que al ser observados de cerca desaparecen y lo único que queda son vibraciones y conexiones de energía que llevan una información.
A esa energía, que somos nosotros, se le ha dado una consciencia de sí misma y una intencionalidad, impulso o anhelo.
Dicen que el sufrimiento nos viene de pensar que somos criaturas aisladas, abandonadas a su suerte, y que tienen que luchar para sobrevivir en todos los sentidos, para hacerse un hueco en este mundo.
Ya es hora de que cambiemos nuestra percepción de las cosas y con ello nuestra actitud ante la vida. El misterio de la existencia sigue estando ahí pero algo nos tiene que ayudar tener más información sobre nosotros mismos y estar más formados en ese sentido.
No podemos malgastar nuestro precioso tiempo en discusiones, rencores, tonterías y malos rollos. Es demasiado bella la vida, es asombroso el planeta Tierra, con todo lo que contiene. No puedo perdérmelo todo por culpa de mi orgullo, amor propio, o por cuestiones de dinero o de herencias, o por si me hacen o no me hacen, me dicen o no me dicen. No.
Asistimos con excesiva frecuencia a conflictos entre las personas, parejas que se hacen daño mutuamente, hermanos que no se hablan, vecinos que se odian, compañeros de trabajo que no se aguantan. Y siempre echándose las culpas unos a otros.
No tiene sentido vivir así en un paraíso como el nuestro. Eso no es vida, eso es la muerte y es el infierno.
Para escalar a la cima de nuestro equilibrio y armonía personal no podemos llevarnos mal con nadie. Es muy importante tener este punto claro. Porque siempre acudirá a nuestra boca decir: no es por mi culpa. Si no te hablas con tu hermano durante años, haz todo lo que esté en tu mano para solucionarlo y trata de hacerle el bien, y si no logras arreglarlo, no dejes de enviarle tus mejores intenciones todos los días.
Toda la faena que tenemos que hacer, ya lo sabemos, es dentro de nuestra persona, ahí es donde cambiamos el mundo.
Los estudios dicen que la vida se fundamenta en información, es el componente esencial de la realidad, más que la materia.
Que esa información nos sirva para actuar en positivo y para poner nuestra energía en favor de nuestro mundo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Besos y gracias, hormiguita