miércoles, 23 de enero de 2013

Siempre construir


Nuestra vida es un vaivén continuo, un pasar de la alegría a la tristeza, de la satisfacción a la insatisfacción, y eso es agotador.

Lo podemos comprobar todas las veces que estando con un sentimiento de paz y sosiego, cualquier circunstancia nos hace pasar a la inquietud y la angustia.

Porque funcionamos desde el egocentrismo: lo que me gusta a mí es lo que está bien, lo que no me gusta no cabe en la existencia. Y así nos va la película, con desequilibrios y altibajos que nos roban nuestra armonía.

Y eso es lo peor que nos puede pasar. No sé si os pasará a vosotros pero yo sin esa armonía interior no sé vivir. Me he acostumbrado a lo bueno y ya no me sirve otra cosa.

De las crisis, los rechazos, los disgustos, tenemos que sacar las enseñanzas destinadas a nosotros. Ser creativos, para siempre construir, con el material que tengamos a mano.

Aquel que se acostumbra a la paz interior, quiere seguir teniéndola aún en medio de los conflictos y las malas caras. Porque la paz engancha. Cuando la has saboreado compruebas que ese es tu paraíso en esta tierra y luchas por no abandonarlo.

El terreno conquistado a los valores auténticos, como son el amor y la paz, nunca se pierde. Son valores que dejan huella imborrable porque no dependen de nosotros, nos sobrepasan en una medida que ni podemos imaginar. Son cielos que nos acompañan y nosotros estamos a su servicio, como auténticos soldados de la belleza y de lo bueno.

¿Y quiénes son nuestros maestros en este camino? Todos los que nos rodean, los que nos dedican su sonrisa y su cariño, también los que nos dedican sus malas caras. Porque en esta vida todo sirve, nada está al azar.

Acachemos la cabeza, abandonemos nuestra soberbia, y nuestros aires de superioridad, pidamos perdón todas las veces que sea necesario. Y recibamos con idéntico entusiasmo todo lo que nos sucede. Todo es para aprender. Todo es para nuestro bien.

Dice Teresa de Calcuta: “Si algo pasa es que Dios quiere que pase y si no pasa es porque no quiere”. Así de sencillo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Thanks maestra!
Un bso gigante desde UK!