domingo, 10 de abril de 2011

Está de moda


Perdón por la expresión que voy a utilizar pero es por situarnos en el contexto real de nuestra sociedad: está de moda “cagarse en Dios”.

En cualquier medio, reunión, asamblea, literatura, prensa, televisión la gente carga de un modo natural contra lo religioso. Excepto en los medios específicamente de ese género, no suele haber nadie que exprese su opinión a favor de lo religioso, la gente se cachondearía de él.

Es un tanto injusto que no haya libertad para el creyente. Es cierto, nadie prohíbe que expreses tu adhesión, pero hay que ser muy valiente para abrir la boca cuando está todo el auditorio en contra.

Además siempre saldrá el argumento típico de que demuestres que existe Dios, o cosas por el estilo.

Es totalmente admisible que mucha gente esté alejada de las creencias, lo que subrayo con este comentario es el apabullante matiz irrespetuoso y de mofa.

Fuera de los ambientes eclesiales o exclusivamente religiosos, la gente creyente va por ahí calladita y sin sacar el tema “Dios”, por si le linchan, se entiende simbólicamente.

Tengo que reconocer que yo soy una excepción a la norma porque desde hace un tiempo hablo mucho de este tema, con quien me pregunta y también con quien no me pregunta.

Y puedo decir que, de uno en uno, la cosa cambia, porque en casi todos con los que hablo veo inquietudes, búsqueda, preocupación, apertura a lo divino.

No hace falta ser creyente. Sí hace falta ser respetuoso. No sólo con los cristianos, también con los musulmanes, con los testigos de Jehová, con los budistas. Con todos.

En nuestro país, con la dictadura, hubo 40 años de catolicismo a la fuerza. De un modo natural después vino el “rebotamiento”. Pero ahora ya han pasado casi otros 40 años desde la democracia. Es hora de que en los medios públicos escuchemos todo tipo de opiniones y posicionamientos.

No hay más que escuchar los monólogos televisivos, para ver la constante obsesión antirreligiosa. No hay más que ver el éxito de la literatura que carga contra lo que huele a sagrado.

Pido igualdad en la libertad de expresión para el creyente. Pido respeto para todos.

No hay comentarios: