miércoles, 23 de marzo de 2011

Ir soltando


Cuántas veces miramos para atrás, recordando acontecimientos y deseando volver a repetirlos. O quizá miramos lamentando lo que pasó, y acumulamos el peso de la tristeza en nuestro presente. O agarramos lo que no ha sucedido como si ya lo tuviéramos, y por tanto nos condiciona. Y vivimos tantas sensaciones que no se corresponden con la realidad, que si las desmontásemos todas, a lo mejor ni sabríamos vivir.
Ir soltando. Como cuando vas en coche por una carretera, y ves pasar un paisaje, un pueblo, y en pocos momentos, éste se queda atrás. Ya no está en nuestro campo de visión. No podemos girar la cabeza y quedarnos permanentemente mirando atrás. Y esto nos vale a todos los niveles.
Ir soltando significa libertad. Y para ser libres hemos nacido.
La vida cuida de sus criaturas, de sus momentos. Disfrutemos de todo, sin acapararlo, sin apropiárnoslo. Estamos acostumbrados a acumular situaciones, emociones, experiencias y a vivir anclados en algo que ya pasó.
A los amigos también hay que dejarlos ir. Si echamos la vista atrás vemos que hemos ido cambiando de amigos a lo largo de la vida, que con quien antes teníamos mucha relación ahora ni sabemos nada de él. Y eso nos produce malestar, tristeza. Y a veces queremos forzar las situaciones para mantener amistades que ya no tienen cabida en nuestro momento actual.
Ir soltando lo que queda atrás es sabiduría.
Es de sabios ajustar nuestro ritmo al de la vida y aceptar de buen grado que todo cambia.
Es de sabios acoger cada cosa que nos sucede, y no perder nuestra energía pensando qué pasaría si las cosas hubieran ocurrido de otra manera. Porque no hay un azar sin sentido sino que hay una sabiduría que guía.
Es de sabios admirar los nuevos paisajes, los nuevos caminos, recordando con extremo cariño los anteriores pero sin quererlos retener.
Si somos recién nacidos hoy, y miramos con ojos nuevos y asombrados lo que nos sucede, descubriremos la magia del momento presente y surgirá en nosotros, espontáneamente, el germen de la gratitud.
Ir soltando es necesario para vivir plenamente.

No hay comentarios: