sábado, 4 de diciembre de 2010

Qué pasaría si


En muchas ocasiones se desprecia, se insulta, y… ¡hasta se mata! en nombre de la religión.


¿Qué pasaría si se borrasen de golpe todas las religiones establecidas, si no hubiera partes, ni grupúsculos, ni normas, ni enfrentamientos?


¿Y si sólo existiera una Esencia Sagrada, sin más nombres, y los grandes Santos y Maestros de todas las creencias, unidos, nos condujeran a ella y nos ayudaran a vislumbrar su Presencia?


¿Qué pasaría si, rotativamente, un tiempo fuésemos budistas, otro musulmanes, otro ortodoxos, otro católicos, otro indiferentes, otro no creyentes?


¿Y si nos escribiésemos cartas, emails, los de distintos credos, contándonos nuestras alegrías y preocupaciones, y viendo lo que nos une?


¿Y si borrásemos las fronteras de los países y también las de nuestros corazones?


¿Y si nuestra principal ocupación fuese ayudar al que más lo necesita, preocuparnos por el que sufre?


¿Qué pasaría si juntásemos nuestras manos, simbólica y realmente, en gestos de unión y de paz?


¡Qué riqueza adquiriríamos! ¡Qué capacidad de comprensión y de aceptación!


Porque todos necesitamos amor y ése es el lazo más fuerte de unión que existe sobre la tierra.


Porque todos sentimos temor, angustias mezcladas con alegrías, incertidumbres a la vez que esperanzas.


Porque todos nos creemos soberanos de este mundo, y hacemos y deshacemos como si fuéramos los únicos habitantes sobre la tierra.


Porque compartimos muerte y vida.


¿Y si dejáramos de mirar con suspicacia a los que son diferentes, dejáramos de dudar de su honradez, de su sinceridad, de su buen hacer?


¿Y si acogiéramos al que viene a nuestra casa y a nuestra vida, tenga las creencias que tenga, como un mensajero, un enviado para enseñarnos algo acerca de nosotros mismos?


¿Y si nos diéramos cuenta que todos vamos en el mismo vagón y tenemos idéntico destino?


¿Y si todos nos sintiéramos Uno?

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Cuánto me gusta qué pasaría si...!