miércoles, 15 de diciembre de 2010

Escúchame


Escúchame. Quiero decirte al oído, de corazón a corazón, que somos armonía preciosa y perfecta. Armonía en lo que nace, en lo que fluye y en lo que muere.


Levántate. Tú no lo sabes pero tienes una fuerza increíble, tienes que creer en ti mismo, que no te zarandeen los acontecimientos; abrázalos y dales cariño como el mejor de los amantes.


Relájate. Estás situado en el sitio correcto, en el momento idóneo, en la familia adecuada, en un espacio que es para ti. Estás en la situación exacta para dar gracias.


Quiérete. Quiere a tu vida tal como es, sigue las indicaciones de tus caminos, confía en tus respuestas naturales y en tus reacciones del tipo que sean, no hay ninguna equivocación en tu vida.


Recuerda. La perfección existe, es tu Fuente y la mía, y no te ha abandonado, aunque las personas o las adversidades te quieran hacer creer lo contrario.


Contágiate. De la belleza de la naturaleza, de la luz de las estrellas, de la bondad de todas las personas.


Alégrate. Porque has sido elegido para la vida y para el amor. Y no estás solo. La persona tan querida que se te ha muerto, está contigo más que nunca, háblale, cuéntale, desahógate, escúchale.


Sumérgete. En los misterios que te habitan, en tu pozo profundo, en tu yo sagrado.


Ofrécete. Para el que está pasando un mal momento, para el que es más débil, para tu hermano que te necesita.


Camina. Con lo que sabes, con lo que sientes, con lo que eres, con lo que amas.


Entérate. De que la muerte no significa aniquilación, de que sólo cambiamos de piel, dejamos este cuerpo y tomamos nuestro ser auténtico.


Libérate. De todos los aprendizajes adquiridos que te tienen preso. Y explora con tu corazón, con tu imaginación, con tus ganas, abandonando los barrotes de tus creencias y las fronteras de tu piel.


Agradece. Con el impulso mágico que no es tuyo sino del mismo espíritu que te acompaña y guía.


Maravíllate. De estar vivo. Y contagia vida a tu alrededor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ámame. Porque amandonos nos encontramos en armonia.

SIGUE ESCRIBIENDO, ERES UNA GENIO DE LAS PALABRAS.

TE QUIERO.

MAMÁ.