miércoles, 3 de noviembre de 2010

Etapa especial


Cuando se empieza a entrar en la vejez, comienza una etapa muy, muy especial, en la que la vida te da tiempo para ti y además te da achaques y te hace pisar tierra, sin que puedas tener grandes proyectos, sólo el morir como el futuro cierto, y más o menos inmediato.

Todo es según se mire; alguien podría decir que es una etapa triste y deprimente. Sí, puede ser así. Todo depende de lo cargado de tesoros interiores que uno vaya.

No conviene quedarse anclado en el pasado, porque entonces te pierdes tu hoy. Es en el ahora donde ocurre todo.

El que mantiene permanentemente la vista atrás, y abusa de mirar fotos y videos de cuando los hijos eran pequeños, está ausente del presente que la vida le regala, en el que hay sorpresas y encuentros muy importantes, que le están esperando.

Lo que te suceda depende del enfoque de tus ojos y de tu corazón: donde unos vean abandono, otros verán un nuevo camino; donde unos vean soledad, otros verán encuentro consigo mismo; donde unos vean oportunidad de quejarse, otros verán tiempo de agradecer.

Todos conocemos abuelitos y abuelitas, que expresan esa gratitud continuamente, aún en situaciones muy difíciles.

Y eso es lo que le hace falta al mundo, añadirle la serenidad de nuestro interior, que por pequeña que sea, aumenta la paz de la tierra. Que no es poco.

No hay comentarios: