domingo, 31 de octubre de 2010

Somos testigos


Somos testigos. Con nuestra existencia damos testimonio de Alguien. Con la armonía de nuestro cuerpo, de nuestros actos, dejamos pasar la Luz de la que formamos parte, porque en nosotros habita la Armonía Universal.
Pero nuestra vida no es perfecta, no es un camino de rosas, podemos ser pisados, arrugados, rasgados, como un papel. Y tenemos que seguir viviendo, cargando con nuestros dobleces y nuestros rotos.
Y ése es precisamente el meollo de la vida: el sentirse roto, destrozado y seguir caminando con esperanza, con ternura, con ilusión.
Todos nuestros pedazos se recomponen día a día en el amor, y ahí son reparados. No existe otra medicina sino amar.
Amarnos en primer lugar a nosotros mismos, tratarnos con compasión para que empiecen a sanar nuestras heridas.
Siempre tenemos que estar recuperándonos, poniendo luz donde hay oscuridad, poniendo flores y alegría en nuestros espacios destrozados.
La Energía de la que formamos parte es muy fuerte, inmensa, y está a nuestro favor.
Por eso, incluso sin nuestra intervención, se van solucionando las cosas. Por eso todo tiende al equilibrio: los ríos llegan hasta el mar, los pies son atraídos por la tierra, y también por eso nos vamos realizando como personas, con las ayudas que necesitamos en el momento oportuno.
Cuántas veces somos impacientes, queremos ver la luz ¡ya! Queremos tener las cosas claras en este momento, y que se solucionen nuestros problemas. Pero como nosotros no sabemos qué es lo que más nos conviene, mejor dejar a la vida tomar la iniciativa, y que nos vaya organizando la jornada, y mejor también, dar gracias por todo lo que nos va viniendo, conscientes de que quien nos ha creado, nos habita y nos ama.
La Luz siempre vence a la oscuridad. Ahora nos toca estar en el fondo del pozo, pero sabemos que estamos rodeados de claridad y belleza, y algunas chispas de esa claridad nos van llegando para alimentar nuestra esperanza y alegrarnos el camino.
Si la Armonía misma está a nuestro favor, ¿a qué le podemos temer?

No hay comentarios: