miércoles, 4 de mayo de 2016

Danzad



Muchas veces leemos en los Salmos que tenemos que danzar, cantar, festejar, inventar cánticos y alabanzas nuevas, tocar instrumentos y panderos porque el Señor ama a su pueblo, y eso hay que celebrarlo. “¡Que todo lo que respire alabe al Señor!”, dice el Salmo 150.
Tenemos faena que hacer en nosotros mismos, porque en cuanto a la fe, vamos muchas veces algo aburridos.
No se trata de saber bailar o cantar, porque entonces casi nadie podría ponerse a alabar. Se trata de expresar con el cuerpo la alegría de saberse amados.
Y para eso solo hay que seguir el impulso natural del agradecimiento y la dicha.
Podemos empezar por poner una música y dejarnos llevar, cerrar los ojos y dejar al cuerpo que rece con esa danza.
Cualquier canción que sepamos de las que nos llegan a lo hondo es oración, la podemos cantar sin que intervenga la voz, solo con gestos. Es de lo más gratificante hacerlo, notamos un rio que se desborda de ternura, se nos relajan los músculos agarrotados y sentimos alivio y libertad.
Los gestos que incluyen todo el cuerpo nos acercan más a nosotros mismos y nos hacen crecer. Vemos cómo en otras partes del mundo, incluyen en sus celebraciones danzas, cantos y expresiones de alegría  en cambio aquí, en nuestro ambiente, solo contamos para orar en las parroquias con rígidos bancos en los que estamos sentados deseando levantarnos porque son incómodos.
Nos hemos olvidado de nuestro pobre cuerpo: las manos, los pies, la piel, el rostro. Nos presentamos ante el Señor tan solo con la palabra, pero somos mucho más.
Todo nuestro cuerpo es sagrado porque es recipiente divino. Cada parte, por tanto, puede danzar con una oración emocionada y original, sencillamente para expresar agradecimiento.

No hay comentarios: