domingo, 22 de noviembre de 2015

Un pedazo de alma intacto



Ante las grandes injusticias, los grandes atentados, qué puedo hacer yo desde mi casa, mi lugar en el mundo. Busco frases y silencios consoladores, busco luz. Etty Hillesum, desde el campo de concentración, antes de ir a ser gaseada en Auschwitch, escribe: “Algunas veces es un Hitler, otras, las guerras, etc. Se trata, al fin y al cabo, de cómo sobrellevar, soportar y superar interiormente el sufrimiento, que desempeña un papel tan importante en esta vida, y de salvar un pedazo de alma intacto a pesar de todo.”
“¡Un pedazo de alma intacto!”, esa es la clave. A pesar de todo. Conservar un trozo limpio en mí. Solo eso puedo hacer porque yo puedo ocuparme de mi limpieza interior no de la de otros. Que todos los desastres no me apaguen esa pequeña luz que me acompaña, da sentido y me sirve para caminar.
Sin ese espacio puro en mí, yo me puedo perder en la ira, el rencor y la venganza. Y de ese modo muero yo también.
Necesito la vida para convertirla en oración y así contrarrestar los ataques de la intransigencia y la ignorancia.
En un universo increíble, en un planeta precioso, existen unos seres humanos que no saben convivir entre ellos. Ahí va una letra de rap de El Chojin:
“Érase que se era,
una piedra que giraba en torno a una estrella,
dicen que encontraron vida inteligente en ella,
pero vivían solo para encontrar diferencias.”
Ahí estamos nosotros, en esa piedra, siempre al ataque, siempre defendiendo nuestro pequeño territorio y queriendo estar por encima de los demás.
Me uno de corazón a todas las personas que buscan un espacio interior de paz y libertad, “un pedazo de alma intacto”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que todos los desastres no me apaguen esa pequeña luz que me acompaña, da sentido y me sirve para caminar. Un pedazo de alma intacto. Con esto me quedo.

Gracias mamá. Te quiero.