miércoles, 24 de diciembre de 2014

Especial Navidad


 
En todas mis madrugadas
yo voy pariendo
al nuevo ser que me habita,
niño sereno,
el mismo que en Navidad
lo celebra el mundo entero.

El nacimiento es divino,
divino el lecho,
que es mi cuerpo terrestre
lleno de anhelos. 

Y cada día le añado
un trozo a mi ser supremo,
me costará una vida
componer mi rostro interno
y entrar en mi propio cielo. 

Como ángel que anuncia la Nochebuena
de mi corazón  saldrán
noticias sanas y frescas
al son de unas panderetas.

En las velas de mi altar
encenderé esperanzas
de cálidos colores
y prenderé ilusiones nuevas.

Seré pastora y anunciadora
de novedades que nos dan vida.
Anunciaré que un Niño nos nace
todos los días
y hay que cuidarle.
Y me pondré a su servicio
con el adorno de mi alegría,
para adorarle.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sencillamente, precioso, hormiguita.

Anónimo dijo...

¡FELIZ NAVIDAD A TI TAMBIÉN MAMÁ!

Que la paz, el amor y la alegría nos habite todos los días.

TE QUIERO.