domingo, 21 de mayo de 2017

Fuerza sanadora

Todos tenemos dentro una fuerza sanadora, transformadora, creadora, capaz de curar nuestras propias heridas emocionales, devolvernos el equilibrio, crear momentos mágicos y espacios de libertad interior. Es como un sistema reparador, un ingeniero, que está a nuestro servicio las 24 horas del día.
Este ingeniero siempre tiende a devolvernos la calma en medio de las dificultades de la vida, porque trabaja para nosotros, nos conoce, nos ama… y sabe qué tornillo tiene que apretarnos para que volvamos a funcionar cuando perdemos fuerza y ganas.
La autoconfianza activa este sistema de engranaje curativo. Sin confianza todo se complica.
También la atención sostenida a las cosas más sanas y sencillas de la vida despierta el engranaje sanador, que nos pone a punto física y psíquicamente. Y cuando nuestro motor está a punto, todo lo bueno puede suceder.
Se nota cuándo estamos viviendo en armonía con nosotros mismos, es decir, cuándo estamos siendo lo que hemos venido a ser. Eso se llama ser auténtico.
Aquel que es auténtico, tiene una autoridad que nace del corazón y contagia sin imponer. Además disfruta con lo que hace, le pone pasión e ilusión, se siente escogido y único.
Es todo un camino de vuelta a casa, de ir a lo esencial y colaborar con el mundo desde nuestra propia singularidad y riqueza interior.
En todo este proceso, somos guiados. Aunque a veces creamos que vamos por nuestra cuenta y riesgo. No es así.
En este caminar cada uno pone el don recibido: palabras, color, sonrisas, fuerza, entrega, besos, equilibrio, compasión.

Todos estamos para todos.

No hay comentarios: