miércoles, 15 de junio de 2016

Un buen día



Nos hemos acostumbrado a calificar los sucesos como buenos o malos pero hay que aprender que hasta lo malo es bueno, hasta lo caduco es perfecto, hasta de la crisis sale el milagro.
Decía Ummon: “Cada día es un buen día”. Suceda lo que suceda, haya dicha o haya llanto, sol o lluvia.
Cada día es un regalo para agradecer. Los que somos conscientes de eso, transmitamos la fuerza y la serenidad necesarias para vivir, no desperdiciemos ocasiones, no dejemos escapar abrazos.
Empezamos tareas, acabamos tareas o las dejamos a medias. Ilusión en los proyectos, balances positivos o negativos. Nuevos comienzos y mientras tanto la vida pasa de puntillas, casi sin darnos cuenta. Nos hemos centrado exclusivamente en el hacer, pero no en el sentir, respirar y agradecer.
Cada respiración nos trae la vida, con el milagro cotidiano del oxígeno. No importa si estamos viviendo en fracaso, cada momento es conexión con aquello que nos mantiene aquí. Por tanto, cada segundo es de oro.
No es importante el éxito, sí la consciencia de vivir. El éxito puede ser perjudicial si nos aparta de la sencillez y simplicidad de cada momento vivido. En cambio, el fracaso puede ser la puerta para encontrarnos a nosotros mismos y conectarnos con nuestros sufrimientos y anhelos más profundos, esos que nos hacen ser personas de verdad.
Llega un punto en nuestras vidas en que sabemos lo que nos conviene, la teoría la tenemos más o menos clara. Nos falta aplicarla convenientemente. Todos tenemos técnicas o métodos para reencontrar la paz perdida: con relajación, pensamientos, también mirando hacia el cielo que nos acompaña siempre.
Dice Federico Elorriaga en “La música de lo cotidiano”: “Somos una bandada de pájaros, que revolotea, enloquecida, dentro de una gran red, la red de las cosas cotidianas, apremiantes, urgentes, estresantes.”
Nuestra faena diaria es aquietarnos, redirigir miradas y abrir puertas para que la luz que nos habita se mueva en libertad.
Y de este modo poder experimentar que “cada día es un buen día.” 

No hay comentarios: